“Cuando llegué vi la casa sepultada bajo tierra”

0
50

En la orilla de la ladera se encuentra todavía la cazuela de mole, que horas antes había sido preparado para festejar la graduación de uno de los integrantes de la familia Gutiérrez Leyva.

Al llegar, aún se puede ver algunos objetos tirados un televisor análogo, la lavadora aplastada, todo cubierto por el espeso lodo que hace que los zapatos se hundan en el dificultando el caminar.

En lo que queda de la casa, donde seis personas fallecieron mientras festejaban, un hombre mayor con una camisa a cuadros, un pantalón de mezclilla y botas de hule llenas de lodo recoge lo que puede.

Al acercarnos, con una mirada perdida y desolada nos saluda y nos narra que esa casa era de su hijo y que su nieto celebraba su graduación.

Don Víctor Gutiérrez Flores, evidentemente desvelado, nos dijo que ese terreno se lo heredó su padre y él se lo heredó a su hijo.

Así también, Don Víctor, que vive en la siguiente calle de la Colonia Conchita, comentó que él no se encontraba en la casa de su hijo, porque acudió a la iglesia de la localidad para conocer los preparativos de la fiesta de la virgen del Carmen y al iniciar la lluvia se quedó a ofrecer un Rosario a la Virgen.

El poblador indicó que nadie escuchó nada y cuando llegó vio la casita de su hijo sepultada bajo tierra.

Asimismo, agregó que el gobierno municipal ofreció apoyo, pero no se confía, pues no pudo entregar sus papeles.

Tras el alud que cayó sobre el techo de la vivienda y les arrebató la vida a varias personas, Don Víctor explicó que venderá el terreno y construirán en una zona más plana. Y luego de esto continúa recogiendo las pertenencias de su hijo y su familia.