Días de alzar la mano

0
97

El alzar la mano para ser candidato a gobernador se va convirtiendo en el deporte favorito en Puebla.

Hace unos días, Alejandro Armenta Mier cimbró al naciente barbosismo, luego de que ya montaron la estrategia para estar en Casa Puebla hasta 2024.

En tanto, de manera sigilosa, el actual secretario de Finanzas, Charbel Jorge Estefan Chidiac, dicen que ha iniciado también una estrategia para buscar estar en la boleta en junio próximo.

Se dice en los corrillos políticos, que el expresidente estatal priista tiene una seria posibilidad de ser el candidato tricolor.

Se maneja que Estefan Chidiac podrá aprovechar el lugar donde fue colocado para armar su proyecto.

Todo gracias a que al interior priista se afirma que hay una real oportunidad de triunfo por la coyuntura existente en Puebla.

Lo cierto es que el priista fue colocado por el gobernador Guillermo Pacheco Pulido en el lugar idóneo, donde cualquiera quisiera estar, en el que están los recursos.

Y si alguien sabe del manejo de las cuentas, créanme, es Jorge Estefan.

Incluso, ya se llevó a José Antonio López Malo, su fiel escudero, quien tuvo que dejar su regiduría en el ayuntamiento de San Andrés Cholula.

Así que mientras los ojos están puestos en la Civil War de Morena, entre Luis Miguel Barbosa, Alejandro Armenta Mier y Nancy de la Sierra, Jorge Estefan los espera rebasar por la derecha.

Ahora solo queda dejar tiempo al tiempo.

La guerra azul

En tanto, se ha desatado otra guerra civil, pero al interior del Partido Acción Nacional (PAN).

Tras la desaparición del morenovallismo, los trancazos son entre los integrantes del Yunque contra los galicistas.

Se dice que a los primeros no les importa perder la elección, mientras recuperen su partido, el que dejaron perder desde que hicieron candidato en 2010 a Rafael Moreno Valle Rosas.

Por su parte, en el equipo liderado por el exgobernador Tony Gali Fayad pretenden que su hijo del mismo nombre llegue a la boleta.

Sobre todo, porque Tony Gali López es el único que garantiza una esperanza de triunfo.

Afirman que la marca está fuerte y solo con él habría oportunidad de lucha, la que ni siquiera Eduardo Rivera garantiza, luego de ser vapuleado en la pasada elección.

Ahora, los galicistas están buscando el modo de que llegue a ser el candidato por el PAN y PRD, debido a que Tony Gali López, es integrante del segundo partido.

Se dice ahora que de no ser arropado por los panistas, podría ir solo por el Sol Azteca, claro con sus bemoles que implicaría.

Lo cierto es que esta carrera impactará de lleno en la elección extraordinaria del 2 de junio.