Diez preguntas del caso Lastiri

Sin duda alguna la desaparición durante más de 60 horas del ex subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós, en el gobierno de Enrique Peña Nieto y brazo derecho de Rosario Robles Berlanga, su ex jefa en la dependencia federal recluida por la ya –famosa- “Estafa Maestra” tiene muchas aristas y demasiadas preguntas que se tienen que responder cuanto antes.

Dudas muchas.

El caso de Juan Carlos Lastiri no debe quedar en la opacidad o en la mera anécdota para el político poblano.

Menos dejar crecer las suspicacias y los supuestos en mesas de restaurantes, casas y de redacciones. Mientras más tiempo se tarde en responder nos hundiremos en nuestras lucubraciones y deducciones que nada abonarán a la realidad de lo sufrido por el ex presidente municipal de Zacatlán.

¿Qué sucedió realmente la mañana del miércoles 30 de Octubre alrededor de las 7:30 horas mientras el ex funcionario federal se ejercitaba junto con otros cinco acompañantes, envueltos en grandes paisajes que enmarcan carreteras, caminos, espacios, calles de su natal Zacatlán?

¿Fue un comando de la delincuencia organizada quién lo levantó, pues lo único que presentaron los encapuchados, todos vestidos de negro, fueron la presunción de sus armas largas y la simple pregunta, quién es Juan Carlos Lastiri, para proceder a subirlo a la unidad en la que se lo llevaron?

¿Fueron ministeriales quienes del 30 de octubre al uno de noviembre lo tuvieron privado de su libertad, para sentarlo frente a ellos y poder hacerse de información en torno a la “Estafa Maestra”?

¿Por qué nunca se supo nada de su paradero durante cerca de casi 78 horas por parte de las autoridades federales y estatales?

¿Por qué la presunción de su detención del ex funcionario federal y encarcelamiento en el reclusorio Oriente en la ciudad México, anunciada por el Gobernador del Estado, Luis Miguel Barbosa Huerta?

¿Por qué se creó un vacío de información entre autoridades federales y estatales de la desaparición de Juan Carlos Lastiri, se preocuparon realmente por lo que le sucedió al priista?

¿Pagó o no su familia rescate para poderlo devolver a casa sano y salvo?

¿Supieron o no en todo momento dónde se encontraba Juan Carlos Lastiri y prefirieron que regresara sólo a casa?

¿Víctor Manuel Giorgana Jiménez, ex diputado federal, participó en la negociación con los raptores o ministeriales para su liberación y mantenerlo sin daño alguno?

¿Quién lo regresa a casa; dónde estuvo el ex subsecretario de la Sedatu desde la mañana del miércoles 30 de octubre a la tarde del viernes uno de noviembre?

Todas son preguntas que están en el aire y no tienen por qué quedarse ahí, precisamente en el limbo de la legalidad y en el derecho de la sociedad de conocer qué fue lo que le sucedió realmente.

Al tiempo.

***

Mi Solidaridad Lalo Velázquez

Un fuerte abrazo de amistad y solidaridad para mi amigo Eduardo Velázquez Díaz, por el sensible fallecimiento de su señor padre, Don Antonio Velázquez López.

Mucha fortaleza para la familia y amigos de Don Antonio.

QEPD.