Dos tornillos causaron caída del helicóptero de los Moreno Valle; no fue atentado

Una mala supervisión y mantenimiento del aparato, por parte de las empresas correspondientes y que ahora podrían tener consecuencias penales por ello; dos tornillos sueltos en el actuador lineal, como elemento determinante, y la falta de reacción oportuna del piloto, que tuvo apenas unos tres segundos de margen de maniobra cuando la nave quedó invertida, fueron algunas de las circunstancias que ocasionaron el “accidente” en el que se desplomó el helicóptero en que viajaban, el 24 de diciembre de 2018, Martha Érika Alonso Hidalgo, entonces gobernadora de Puebla, su esposo el senador Rafael Moreno Valle Rosas y otras tres personas, quienes murieron, concluye el informe final del Gobierno de México.

Durante la conferencia mañanera del Presidente de la República, en Palacio Nacional, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) ofreció un resumen del amplio dictamen sobre el percance del helicóptero Agusta A109, matrícula XABON, en el que participaron especialistas de Italia, Canadá y Estados Unidos.

La conclusión de todos -dijo el titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú- fue que “no se trató de un atentado”, pues además no se halló ningún material ajeno a la aeronave que cayó y luego se incendió en terrenos del municipio de Coronango, Puebla.

Incluso, se sugiere, en el informe, una falla humana, como ingrediente importante del percance:

“Pérdida de control del helicóptero debido a un alabeo repentino hacia la izquierda, que no fue recuperado por el piloto al mando, provocando que el helicóptero se invirtiera en vuelo e impactará con esa configuración, contra el terreno”.

El helicóptero “no debió haber volado” ese día; “debió haber permanecido en tierra”, enfatizó el funcionario en la sesión ante los representantes de los medios de comunicación y ante Andrés Manuel López Obrador.

Las fallas del helicóptero, se venían perfilando subrayadamente desde el 17 diciembre previo, pero por razones que podrían configurar delitos del personal y las empresas a cargo, se le siguió utilizando en operaciones hasta en 31 ocasiones antes de su desplome el 24 de diciembre de 2018.

Estas operaciones estuvieron “fuera de la norma”, explicó el subsecretario de Transportes, Carlos Alfonso Morán.

Se adelantó que, por las fallas y negligencia, habrá auditorías técnicas a la empresa del Servicios Aéreos del Altiplano SA de CV y al taller que realizaba el mantenimiento.

En tanto, ya fueron suspendidas sus actividades, les fue retirada la licencia y el informe final ya fue turnado a la Fiscalía General de la República (FGR), que con la coadyuvancia de la Fiscalía General del estado de Puebla (FGE), realizará las investigaciones y deslinde de responsabilidades.

Posición oficial

En un comunicado, la SCT describió que “la Comisión Investigadora y Dictaminadora de Accidentes e Incidentes de Aviación, que realizó la investigación técnica del percance del helicóptero marca Agusta A109S, ocurrido el pasado 24 de diciembre de 2018, en el poblado de Santa María Coronango, Puebla, y en el que perdieron la vida la entonces gobernadora del Estado de Puebla, Martha Erika Alonso Hidalgo, el senador Rafael Moreno Valle Rosas, Héctor Baltazar Mendoza, Marco Antonio Tavera Romero y Roberto Coppel Obregón, determinó como causa probable del suceso:

“Pérdida de control del helicóptero debido a un alabeo repentino hacia la izquierda, que no fue recuperado por el piloto al mando, provocando que el helicóptero se invirtiera en vuelo e impactará con esa configuración, contra el terreno”.

Se explica también que, entre los factores que contribuyeron están:

•        Prácticas de mantenimiento ineficaces, de parte de la empresa que proporcionaba el servicio de mantenimiento.

•        Inadecuada cultura de seguridad del operador.

•        Presión del operador para que se continuarán realizando vuelos, teniendo conocimiento de un mal funcionamiento intermitente del actuador lineal de alabeo del Sistema de Aumento de Estabilidad número dos (SAS 2), más allá de los requerimientos respectivos establecidos en la Lista de Equipo Mínimo (MEL) aplicable al helicóptero.

•        Insuficiente supervisión del mantenimiento y operación del helicóptero, por parte de autoridad de Aeronáutica Civil.

Por lo que se desprende que el helicóptero marca Agusta A109S, de acuerdo con la Lista de Equipo Mínimo que establece el fabricante, no debió haber volado.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, quien estuvo acompañado del subsecretario de Transporte, Carlos Morán Moguel, enfatizó que la comisión investigadora nunca especuló sobre los motivos del accidente, siempre se actuó con absoluta responsabilidad.

Señaló que se cumplió con la indicación del presidente de hacer una investigación exhaustiva, detallada y transparente, para no dejar espacio para dudas.

En el informe presentado -sigue el boletín- se enfatiza que, en ningún caso, la causa probable de este accidente, los factores contribuyentes, las recomendaciones emitidas en el informe o el contenido de sus anexos, indican una responsabilidad o culpabilidad respecto de la ocurrencia del suceso.

Para que no hubiera discusión sobre el resultado, todas las pruebas y análisis de laboratorio se hicieron en presencia de representantes de cada una de las agencias y compañías que integraron la comisión.

En el análisis e investigación participaron la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) y expertos en la investigación de accidentes aéreos de la Trasportation Safety Board (TSB) de Canadá, la Agenzia Nazionale per la Sicurezza del Volo (ANSV) de Italia, la National Transportation Safety Board (NTSB) de USA, y la European Union Aviation Safety Agency (EASA) de Europa.

También se contó con la asesoría de las empresas fabricantes Leonard Helicopter Division (LHD) y Logic en Italia, Patt & Whitney y Safran en Canadá, Honeywell Aerospace y Collins en Estados Unidos, así como el Colegio de Pilotos Aviadores de México A. C. y el Colegio de Ingenieros Mexicanos en Aeronáutica de México.

La investigación de este accidente aéreo se realizó con base en normas y métodos establecidos en el Anexo 13 de la Convención de Aviación Civil Internacional, la notificación nacional del accidente la realizó la Autoridad Aeronáutica del Aeropuerto de Puebla, representante del Estado de Matrícula), por lo que la Dirección de Análisis de Accidentes e Incidentes de Aviación, implementó la investigación, realizando la notificación internacional desde el día en que ocurrió.