“El milagro Guadalupano nos marcó como país”

En el amanecer del 12 de diciembre de 1531 fue cuando se apareció la Virgen de Guadalupe por primera vez ante el indio Juan Diego, con esto Dios despertó la esperanza de un Pueblo, de esta manera el arzobispo de Puebla, Victor Sánchez Espinosa mando un mensaje a todos los Guadalupanos.

El representante de la iglesia enfatizó que el milagro Guadalupano nos marcó como país, mexicanos y Marianos, porque la virgen quizo visitar nuestra tierra, “uso sus ropas y hablo su lengua, dijo su santidad el Papa Francisco cuando la visito en la basílica”.

Sánchez Espinosa precisó que los mexicanos deben ver a la Virgen de Guadalupe en las necesidades, calmados y en silencio, para que ella conteste -que hay hijo mío, el más pequeño, que entristece tu corazón, acaso no estoy aquí, yo que tengo el honor de ser tu madre-.

Monseñor detalló que cuando la virgen dijo que al decir que tiene el honor de ser nuestra madre es una promesa de que las lágrimas de los que sufren no son estériles sino una oración silenciosa que suben hasta el cielo y que en María encuentran lugar en su santo manto.

Finalmente, el arzobispo de Puebla llamó a los devotos de la Virgen María que en el marco de la celebración fortalezcan la fe en la esperanza y la caridad, sobre todo en esta última con los que más lo necesitan.