24 noviembre 2017
Electricidad para todos los mexicanos
Por: Juan Carlos Lastiri
agosto 23, 2017 - 10:17 am

Después de la Segunda Guerra Mundial surge en el mundo la idea de que el Estado debería tener una función más operativa en la sociedad dejando de lado al mercado como el único proveedor de bienes a la sociedad. Así, a finales de los años 40 del siglo pasado, surgió en la mayoría de los países la idea del Estado Benefactor, que debería garantizar a todos sus habitantes la dotación de servicios básicos para su subsistencia.

Esto permitió a la mayoría de los Gobiernos convertirse en prestadores de servicios tan variados que iban desde la dotación de salud, energía y educación hasta proveer servicios bancarios y electrodomésticos.

Las llamadas empresas paraestatales no fueron lo eficiente que se esperaba, a pesar de que en su momento jugaron un papel importante en la dotación de empleo, y a finales de los años 80 se dio una desconcentración muy importante en donde el Estado solo conservó sectores estratégicos como la educación, salud y el energético si bien, aún se cuestiona si deberían seguir de su lado.

No es menester de este que escribe entrar a este debate, lo único que quiero es enmarcar que en esta transición nuestro país tiene una empresa que ha sabido conjugar los cambios que el desarrollo de nuestro país requiere. Hace unos días la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cumplió 80 años de dar servicio al pueblo de México.

En 1937, año en el que el Presidente Lázaro Cárdenas promulgó el Decreto para la creación de la CFE, la población del país era de apenas 18 millones de los cuales, solamente el 38 por ciento, es decir 7 millones, contaba con energía eléctrica; hoy en día, esta empresa brinda servicio al 98.6 por ciento de los mexicanos.

La Comisión ha evolucionado conforme a los cambios que ha sufrido el país es por eso que, se ha valido del marco que fue promovido a través de la Reforma Energética para consolidarse como un sector de los más productivos y que más favorecieran su crecimiento y sobre todo, que hiciera que México sea un país más competitivo para atraer inversiones, para generar mayor productividad, para que haya más industria y que México vaya evolucionando en su transformación.

Gracias a esto debemos decir que se han obtenido beneficios muy importantes como; el no aumento de los precios que pagan las familias mexicanas por el servicio eléctrico; casi el 100 por ciento de los hogares ha visto una disminución real del precio que pagaban anteriormente, de prácticamente el 10 por ciento, en relación con el que pagaban en 2012 y; las tarifas industriales y comerciales han disminuido su costo de igual forma.

Estos beneficios se deben a que ha habido una modernización en la infraestructura del sector ya que, se ha entregado la Central de Ciclo Combinado Agua Prieta II; se ha dado la conversión de la Central Termoeléctrica Puerto Libertad y; se inician las pruebas para poner en operación la Planta Generadora de Ciclo Combinado Empalme I, que deberá entrar en operaciones en el mes de enero del próximo año.

Estas obras, junto con la Planta de Generación Empalme II, que entrará en operaciones a mediados del año próximo, han demandado una inversión de más de 33 mil millones de pesos, que incluyen las inversiones que se están haciendo en la red de gasoductos que corren por el estado de Sonora.

Estas cuatro plantas van a permitir generar energía eléctrica auténticamente para 12 millones de mexicanos, es decir, cinco millones más de los que eran usuarios cuando se fundó la CFE en 1937. Esta transformación ha hecho posible que hoy México sea el segundo país de América Latina con mayor capacidad de generación de energía eléctrica; con estas acciones, estamos asegurando hacia el futuro que todos los habitantes del país, que los comercios y que la industria tengan suficiente abasto de energía eléctrica para impulsar nuestro desarrollo; en el sector energético vamos bien y adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *