Granjas Carroll de México cumple con los más altos estándares medioambientales

0
27

En más de 25 años de operación en el país, Granjas Carroll de México (GCM) se ha distinguido por ser una empresa que genera empleo y bienestar en las comunidades donde se ubica. Su compromiso con el medio ambiente está avalado por las múltiples certificaciones ambientales que en todos estos años ha recibido de parte de diversas administraciones gubernamentales.

Ejemplo de lo anterior son los certificados como Industria Limpia y de Calidad Ambiental en granjas por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en el Estado de Puebla. A la par, la empresa tiene más de 10 años dentro de Programa Nacional de Auditoria Ambiental, superando los estándares que señalan las normas de nuestro país, tanto a nivel federal, estatal y municipal. Contamos con la certificación de la norma internacional ISO 14001:2004 y actualmente nos encontramos en el proceso de recertificación bajo los nuevos requisititos de la norma ISO 14001:2015. Fuimos la primera, en nuestras granjas, planta de alimentos y todos los departamentos de producción pecuaria.

GCM está también suscrita al Pacto con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con Semarnat Profepa, Sader, Conagua, y ante organismos de la sociedad civil como el Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI).

Como parte de su compromiso ambiental ha logrado la disminución en consumo de agua en 436 millones de metros cúbicos, ahorro de 21,189 millones de KWh, reducción de Residuos Sólidos Urbanos y Residuos de Manejo Especial en 13.3 millones de toneladas, así como la disminución de emisiones de CO2 en 47.4 millones de toneladas, todo lo cual puede ser constatado.
En su sistema de producción de cerdos utiliza los mecanismos más eficientes para el manejo adecuado de excretas. Las descargas son depositadas en digestores anaerobios con los que se obtiene tres productos: biofertilizante, agua tratada para reciclaje y biogás, un combustible renovable con el que producimos el 65% de la energía eléctrica que demandan sus procesos de producción animal.

Por lo anterior, Granjas Carroll de México rechaza categóricamente los señalamientos sin sustento técnico que se hacen sobre la manera en que opera y reitera que cada uno de los procesos que se realizan al interior de sus instalaciones se hacen siempre con apego a las más estrictas normas ambientales, bajo la constante revisión de las autoridades e instituciones internacionales.