Conoce las consecuencias que provocan los desvelos en los niños

De acuerdo a especialistas, los menores de edad que suelen desvelarse y no mantienen una rutina de sueño saludable, presentan diversos trastornos que afectan su desarrollo físico, emocional e intelectual.

Un estudio científico demostró que lograr que los niños y niñas se acuesten temprano propicia una enorme diferencia tanto en el crecimiento como en el comportamiento de los pequeños.

De acuerdo al doctor José Ferreira Belisario, especialista en el tema, detalló que el no contar con una jornada de sueño adecuada, impacta en los infantes generando falta de atención, aumento de la ansiedad y trastornos diversos.

De acuerdo a la ciencia, los niños tienen que dormir temprano por una razón simple y básica: la hormona del crecimiento actúa siempre a las 00:30 horas en la mayoría de personas, pero lo hace sólo en la cuarta etapa del sueño.

De esta idea se desprende que, si el menor se acuesta a las 22:00 o 23:00 horas, dicha hormona tendrá poco tiempo para hacer su trabajo, lo que afecta negativamente su crecimiento.

Para llevar a cabo este estudio, se compararon imágenes cerebrales de niños que dormían temprano con quienes lo hacían más tarde y los sometieron a exámenes de matemáticas. Los primeros resaltaron por su rendimiento óptimo, en detrimento de los segundos que solo destacaron en una pequeña parte.

El especialista en psiquiatría infantil señaló que esta enfermedad mental puede evitarse y retardarse a través del ejercicio físico y el sueño.

Pero, ¿es posible que los padres cambien estos hábitos en los menores?

Si bien es posible modificar algunos hábitos de sueño, es necesario que los cambios se presenten en toda la familia, dado que el pequeño no aceptará irse a dormir temprano si percibe que toda la casa sigue en pie.

El primer paso para lograr que los menores vayan a la cama, es preparar el entorno, apagando las luces y yendo todos a descansar. Se debe evitar tener luces blancas en las habitaciones, que sean preferentemente en amarillas, dado que se trata de una luz cálida que relaja y favorece la conciliación del sueño.

Según el Dr. Belisario, dejar encendidos los dispositivos electrónicos, si se encuentran en el cuarto, como teléfonos, tabletas o televisiones tampoco ayuda a que concilien el sueño.

Con información de Eres mamá