El jalón de orejas

Vaya jalón de orejas que le metieron a la líder del Sindicato de Burócratas, Virginia Meza Cruz, quien estaba obligando por medio de amenazas a desfilar a sus afiliados el Día del Trabajo.

Fueron cientos de quejas de parte de los adheridos al Sindicato de Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado, quienes se quejaron de una circular emitida por la lideresa.

En la misma, se señalaba que era obligatorio desfilar el 1 de mayo, so pena de sanciones administrativas y económicas.

Ante la amenaza las quejas no se hicieron esperar y empezaron a circular, en redes sociales, las que llegaron hasta las autoridades del gobierno de Puebla.

“(…) Se ampara en el artículo 82 de nuestros estatutos, donde manifiesta que ‘será motivo de SANCIÓN económica la falta de asistencia sin causa justificada al desfile conmemorativo del primero de mayo”, señalaron en la queja los sindicalizados.

“(…) Con esa circular se demuestra la ignorancia y el desconocimiento que tiene de las leyes quien lo firma. La decisión es tuya nadie te puede OBLIGAR. YA BASTA DE INTIMIDACIÓN Y REPRESIÓN”, acotaron.

Además, recordaron que por Asamblea en 1987 se acordó no volver a marchar, en caso contrario se debería realizar nuevamente asamblea general para acordar a favor o en contra, lo que no se hizo.

Inmediatamente autoridades, hicieron llamar a la lideresa para corregirle la plana con su jalón de orejas correspondiente.

Posteriormente, se volvió a emitir otra circular a las oficinas de gobierno, pero ya sin la amenaza.

Dicen los que saben que Vicky en su desesperación de quedar bien y mostrar “músculo”, intentó atiborrar las calles con burócratas en el desfile.

Nunca antes se había hecho.

¿Será que no se siente segura en el puesto?

Hay que recordar que sobre ella pende la espada de Damocles, por la inconformidad de agremiados, quienes han amenazado con destituirla mediante sesión, como los facultan sus reglamentos.

Por eso mismo, evita a toda costa las sesiones y ahora con amenazas, pretende quedar bien con los jefes.

En ese sindicato todo es cosa de tiempo para que se renueve la dirigencia.

Tiempo al tiempo.

El ataque a reportera

Una grave situación se ha presentado en Izúcar de Matamoros, luego de que un funcionario del ayuntamiento fue vinculado al robo de vehículos

La reportera Yessica Ayala, corresponsal de Televisa en Izúcar de Matamoros, así lo denunció en notas periodísticas.

Pero inmediatamente, fue víctima de una agresión en redes sociales por parte nada del inculpado, menos que del director de comunicación social del ayuntamiento, Cristóbal Gallardo.

Este sujeto en redes sociales no solo aseguró que la reportera mentía, sino que hasta la nombró con un apodo que no repetiremos, en una clara agresión de género.

Conocemos al actual presidente municipal, Melitón Lozano, desde hace muchos años, cuando cubrimos la zona de la mixteca, cuando fue edil por primera vez.

Por lo mismo, sabemos que realizará las sanciones correspondientes en contra del patán que le dirige la comunicación.

Mientras tanto, Yessica interpondrá una denuncia ante la Fiscalía General de la República, en su área de protección a periodistas.

Estaremos pendientes.

La regada de JJ

En la semana el diputado local, José Juan Espinosa Torres, salió a pedir que la empresa refresquera Peñafiel fuera cerrada.

Basado en solo información mediática, el presidente de la mesa directiva del Honorables Congresos del Estado dijo que presentaría un punto de acuerdo para la prohibición de ventas del refresco, por el arsénico detectado.

Buscaba de manera inmediata el gobierno del estado, así como el federal, cerraran la fábrica de Peñafiel en Tehuacán.

Todo sin siquiera esperar los resultados finales de laboratorio que ya se hacían.

Pero más tardo en decirlo, que se aclarara la situación.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) determinó que el agua mineral de Peñafiel no representa algún riesgo para la salud de los consumidores.

Al dar a conocer los resultados de laboratorio realizados en lotes de agua mineral sin sabor de la empresa, entre el 24 y el 29 de abril, indicó que este producto contiene entre 0.004 y 0.005 miligramos de arsénico por litro.

Por lo que se encuentra dentro de lo establecido por la NOM-201-SSA1-2015 la cual, entre otras especificaciones, indica que el límite máximo permisible de arsénico es de 0.01 miligramos por litro.

Mientras tanto, José Juan, ya no habló del tema, ni para disculpa.

Ahora estará buscando otro tema escandaloso para salir a los medios.