Lalo y sus 120 días

Este lunes se llevará a cabo el informe de los 120 días del gobierno de Eduardo Rivera como presidente municipal de Puebla, gestión que desde su inicio generó grandes expectativas sobre su trabajo.

No sólo por ser su segundo periodo como alcalde de la capital, que da una ventaja al conocer los problemas y carencias de un municipio, si no por el criticado trabajo que realizó la administración de Claudia Rivera Vivanco.

Han sido 120 días intensos de un gobierno que inicia con deudas heredadas por sus antecesores, con problemas por atender en toda la ciudad y que ha tenido que enfrentarse a muchas decisiones.

Una de las principales, fue la acción que tomó el equipo del alcalde y las autoridades del gobierno estatal de desalojar a cientos de personas de San Pablo Xochimehuacan, en donde la fuga de una toma clandestina de combustible hubiera provocado una tragedia, si no hubieran actuado a tiempo.

Todos los días los poblanos se han acostumbrado a una actividad intensa del primer regidor de Puebla, que siempre inicia desde muy temprano con inauguración de obras, presentación de programas, entrega de apoyos.

Todos, día tras día, en estos cuatro meses al frente de la capital.

Es como si este gobierno no soltara un solo cabo del gran enramado que implica manejar una ciudad. Como muestra, la puesta en marcha de la Agencia Municipal Contra el Acoso Sexual para apoyar a las mujeres, el Centro de Desarrollo Jóvenes con Rumbo, la intervención del mercado 5 de Mayo, entrega de pavimentación e inicio de obras en varios puntos.

Pero parece que el ambulantaje sigue siendo el tema pendiente de este gobierno, no sólo porque los comerciantes callejeros ganaron mucho terreno en la gestión de Claudia Rivera y no están dispuestos a dar un paso atrás en sus “logros”, si no que se rechazan entablar un diálogo con el gobierno que debe iniciar con la entrega de un padrón de informales que se niegan a proporcionar.

Llegó el momento de saber, con cifras y datos duros, qué se ha hecho en estos 120 días de gestión municipal. A decir de los que saben, será una presentación austera, acompañada sólo de su equipo de trabajo, sin grandes o costosos escenarios en punto de las 7:30 de la mañana.

Al final, es el ciudadano de pie, el que usa el transporte público, el que recorre las nuevas calles, el conductor que ya no cae en baches, el que recibe capacitación en el centro de atención de jóvenes, el que puede realizar sus pagos en la unidad móvil quien tiene la mejor opinión del trabajo que se realiza en la ciudad. Estaremos pendientes de los datos.