Medicina y Corrupción

@DrOmisaurio

Decía Thomas Hobbes allá en los 1600, que el conocimiento es poder, sin embargo, dos siglos más tarde, Lord Acton, acuñaría el dictum que cierra el círculo, pues decía que el poder corrompe, y el poder absoluto, corrompe absolutamente.

Siempre se ha atribuido esta frase a la política, sin embargo, hay otros actores con rasgos de poder en la sociedad, maestros, sacerdotes, médicos, surge la duda: ¿Es entonces el médico un ser corrupto? ¿Incorruptible?

La esencia del médico en sí, obedece a directrices que encausan su actuar dentro del seno de la ética profesional, siendo la principal guía del profesional de la salud, juramentando y actuando en todo momento bajo los preceptos bioéticos inculcados en la universidad, transmitidos de generación en generación, usualmente mediante la tradición oral, sin embargo, la misma tradición puede deformar la transmisión del mensaje, modificando a voluntad la ética, flexibilizando actos de corrupción y alevosía en el actuar médico.



Al menos todo esto es entendido de una manera muy romántica al momento de cursar la carrera, pues al enfrentarse al mundo real, abrimos los ojos a prácticas mal reguladas, poco éticas y más bien ventajosas, no causadas por el médico, sino condicionadas por una deformación social que ataca el actuar profesional, un ejemplo muy común, es la prescripción de antibióticos de manera innecesaria, la evidencia científica no avala dicha práctica, sin embargo, es el propio paciente quien pide y muchas veces exige a gritos se le indique antibiótico para un padecimiento que no lo requiere, es aquí donde surgen las tangentes, una donde el médico, encausado por la ética y el bien actuar, otorga un tratamiento adecuado a las necesidades de su paciente, y otra donde el mismo médico, accede a otorgar el manejo que el paciente quiere, ¿Cuáles son los resultados esperados? El paciente del primer caso, saldrá y buscará quien le de el antibiótico deseado, exclamando que es un mal médico, mientras que el otro paciente saldrá feliz, ¿En que radica la diferencia? En el hecho de que un paciente volverá y otro no.

¿Qué condiciona el actuar en ese momento? La simple y básica necesidad de subsistencia, pues el paciente que no vuelve, no genera más ingresos, desafortunadamente, la medicina, al igual que todas las demás carreras, se estudia para poder progresar social, económica y moralmente, dicho de otra forma, es un negocio, y el negocio que no produce, no sirve, es aquí donde entran las pequeñas flexibilizaciones a conveniencia de la ética, puntos ciegos que no merman la calidad de la atención, sin embargo, regidos por un comportamiento estricto, corrompen la profesión, un acto a la vez.