¿Paliza? No. Megapaliza

La supuesta fortaleza y unidad que la oposición al actual régimen adquirió tras obstaculizar la Reforma Eléctrica de Andrés Manuel López Obrador en la Cámara de Diputados tiene, de acuerdo con las mediciones, apenas efectos discursivos, pues los partidos aliados del Presidente no han resentido una disminución en la intención del voto rumbo a 2024.
Todas las casas encuestadoras, con variaciones numéricas, coinciden inequívocamente en que, ni siquiera juntos PRI, PAN y PRD, que reeditarán la alianza Va por México, más la suma hipotética de Movimiento Ciudadano (MC), le podrían competir la Presidencia de la República al Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y sus aliados partidos del Trabajo (PT) y Verde Ecologista de México (PVEM).
No hay forma, en estas condiciones, de que la oposición se perfile a una alternancia, en la cita con las urnas de junio de 2024.
Hay varias muestras de que, incluso, los potenciales de voto de los partidos opositores en solitario decrecen cuando se les mide en alianza.
Se supondría que deben sumar su fuerza también aritméticamente, pero no ocurre.
Al contrario. Y es que no hay que olvidar que con la alianza, PRI, PAN y PRD lastiman y decepcionan también a su voto duro y los militantes y votantes que conservan evocaciones ideológicas, que desaprueban esa que ha sido tantas veces llamada coalición antinatura.
Con 47 y hasta el más de 53 por ciento de potenciales preferencias hacia 2024, las casas encuestadoras le dan a Morena, PT y PVEM el indiscutible hipotético triunfo dentro de dos años.
La Cuarta Transformación (4T) seguirá, entonces, inexorablemente, si no cambian los números.
Porque, los partidos opositores, que en las mediciones rondan todos juntos, incluido MC, no más de 33 por ciento, no pueden ganar.
La referencia que hizo el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, a una frase del presidente Andrés Manuel López Obrador, para presagiar que en 2024 Morena y sus aliados ganarán por “paliza”, es precisa y hasta puede resultar conservadora.
Potencialmente el régimen puede triunfar dos a uno, contra todos sus adversarios electorales juntos.
De todas las referencias demoscópicas, la de Massive Caller, que no les gusta a muchos, porque es automatizada, aunque tiene cierto alcance de certeza, da a Morena-PT-PVEM, 47.5 por ciento.
A PRI-PAN-PRD, apenas 29.6 por ciento y a MC lo mide con 3.9 por ciento, en la más reciente del 14 de abril.
Esta referencia aún tiene un alto nivel de indecisos, de 19 por ciento.

El término es beisbolero, pero cada quien puede tomarlo como quiera:
Si las cosas no cambian dramáticamente, se avecina una megapaliza.