Seguridad, prioridad en la UAP

La pandemia llegó a cambiar todo, pero finalmente ya se empieza a normalizar la vida poco a poco, ante la baja de contagios de covid-19. 

Ahora la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) se unirá a las medidas del regreso a lo más cercano de la normalidad que se vivió antes, pero también ya contempla medidas de seguridad para proteger a los estudiantes y académicos. 

Ahora ya hay más del 50 por ciento de clases presenciales en la máxima casa de estudios de Puebla, pero hay condiciones distintas por cada unidad académica. 

Por lo mismo, la rectora Lilia Cedillo, quien es experta en el tema de la covid-19, con su equipo han ideado una excelente estrategia para el regreso a clases con el menor riesgo posible de contagios, pero también para cuidarlos de la inseguridad. 



Los cuatrimestres ya están concluyendo en la institución y para finales de este mes terminarán los semestres. 

De este modo, como una especie de prueba arrancarán las clases de verano y otoño, las que ya serán al 100 por ciento presencial. 

Posteriormente el regreso a clases será hibrido, que surgió de propuestas de estudiantes y profesores. 

Y es que ahora habrá clases en línea por temas de seguridad y para evitarles problemas a los estudiantes, sobre todo de asaltos que se dan tanto en las calles, como en transporte público. 

Sobre todo, también en los campus ubicados en municipios peligrosos como los del Triángulo Rojo. 

Por lo tanto, los horarios que hay más riesgo para los universitarios son las primeras horas del día y las últimas de clases, por lo que se determinó que se hagan en línea las primeras y últimas clases. 

Por lo tanto, de 7 a 8 AM y de 6 a 9 PM los estudiantes desde sus casas o dónde estén podrán tomar clases virtuales en su computadora. 

Esto beneficiará también a profesores o catedráticos que tengan comorbilidades y tengan riesgo de contagio, quienes podrán enseñar desde casa. 

De este modo, las clases presenciales en todas las unidades académicas serán de 8 a 6 de la tarde. 

Todo se probará en el otoño y ya se medirán resultados. 

Tiempo al tiempo.