Si te violaran ¿te practicarías un aborto?

¿Lo han notado? La mayoría de las veces que se toca el tema del aborto algunas personas de inmediato expresan algo como: ¡para que abren las piernas! o ¡es para las jóvenes irresponsables!

Pero hay mucho más de fondo de lo que se considera un libertinaje sexual, de la necesidad de los jóvenes a querer ejercer su sexualidad libremente o de una mujer que no se siente preparada para cuidar a un hijo.

En Puebla, el aborto está permitido en ciertas circunstancias. Y muchos no lo saben. Por eso, en este Balcón se balconea a quienes tachan de irresponsables a las mujeres que por cuestiones legales son sometidas a la interrupción del embarazado, como cuando está en riesgo la vida de la madre o fue víctima de una violación.

Lo he oído algunas veces. Hombres que no están de acuerdo con un aborto si el producto presenta   malformaciones congénitas graves y exigen a la madre tener al bebé. Se entiende, es una vida, un ser humano. Lo malo es que en muchas de las familias en donde hay menores especiales, son precisamente los hombres los que se van (no todos) y las madres tienen que sacar adelante a sus hijos solas. Este es sólo uno de muchos casos. 

Algunas mujeres, por falta de recursos o de conocimiento recurren a los abortos clandestinos, que además de poner en riesgo su vida, enfrentan procesos penales si son descubiertas.

Al menos 50 poblanas han acudido a la ciudad de México –donde está legalizado- para abortar sin consecuencias, mientras que otras 4 se arriesgaron en clínicas clandestinas de Puebla e intentan defenderse en los juzgados para no ir a la cárcel. 

Es un tema polémico, sí. Porque hay quienes consideran que incluso en caso de una violación (circunstancia por la que una mujer o niña podría detener la gestación) tampoco deben tomar esta opción. Y la alternativa –dicen- es que tengan al bebé y lo entreguen a parejas que desean y no pueden tener hijos.

Es fácil decirlo, pero también debe considerarse el trauma psicológico, físico y secuelas de un ataque sexual. Es enfrentar a una mujer -o niña- a llevar un embarazo por 9 meses que te recuerde ese traumático momento.

En todos los temas hay dos (o más posturas) pero es mejor apoyar una causa, movimiento o corriente si se cuenta con mayor información que nos permita tomar decisiones, o decidir si se está a favor o en contra.

El Código Penal de Puebla considera la interrupción del embarazo en la Sección Octava, artículo 339 en el que se especifica que el aborto es la muerte del producto en cualquier momento de la preñez. Precisión que termina con la discusión de grupos liberales y conservadores de cómo debe castigarse si se trata o no de un asesinato, por haber o no vida desde la concepción. Se castiga desde el momento que la mujer está embarazada. 

También se sanciona al médico que lo lleva a cabo. El artículo 341 indica que si el aborto lo causare un médico, cirujano, o partera, podría alcanzar una pena de hasta 8 años de prisión; si hay violencia o agresión física o moral y se le suspenderá de dos a cinco años en el ejercicio de su oficio o profesión.

La ley es clara, en cuanto a las mujeres que se realizan esta práctica, el Artículo 342 indica que se impondrán de seis meses a un año de prisión a la madre que voluntariamente aborte o consienta en que otro la haga abortar siempre y cuando:

I.- Que no tenga mala fama; 

II.- Que haya logrado ocultar su embarazo; 

III.- Que éste no sea fruto de matrimonio. 

Legislación lógica para un estado conservador, y que ve con malos ojos un hijo fuera del matrimonio. Pero si falta alguno de estos elementos, la pena aumenta de uno a cinco años de cárcel.

Como lo mencioné anteriormente, existen circunstancias en las que el aborto es permitido en Puebla.

Cuando sea causado sólo por imprudencia de la mujer embarazada (argumento al que muchas recurren para librar el proceso penal), cuando el embarazo sea el resultado de una violación y, que cuando de no provocarse el aborto la mujer embarazada corra peligro de muerte (a juicio del médico que la asiste).

Pero hay más. Cuando haya graves anomalías o malformaciones en el feto, llamadas causas eugenésicas graves, siempre que cuente con el dictamen de dos peritos médicos, podrá interrumpirse el embarazo.

Muchos fingen sorpresa cuando en realidad es un tema que ha estado sobre la mesa por años y que además se publicita en periódicos, internet, revistas desde hace mucho tiempo. ¿Necesitas ayuda?, así lo puedes encontrar, con un teléfono en el que te dan información sin ningún temor o cuidado.

Ahora es el momento de Puebla para sumarse a los cambios que se viven a nivel nacional, que otros estados han replicado y que acabaría con esa brecha que pone a dos horas de distancia el que una mujer realice esta práctica sin consecuencias, o que pase de uno a cinco años en alguna prisión de Puebla.