Título mediocre

Todo perdonado, en medio de la incertidumbre generada por la Pandemia, las limitantes obligadas y las oportunidades que se abrieron cual Moisés ante el Mar Rojo, sólo el título podría borrar la pésima temporada del Puebla.

El entrenador Juan Reynoso, no se equivoca al decir que cumplen, que los rivales no les superan, que supieron bien a sus estrellas ante su pequeño contagio Covid y que hoy como nunca antes, son “aspirantes” a la Liguilla 2020. No, Él no se equivoca. Los equivocados somos nosotros, por no entenderlo.

Hoy la marca perdedora del equipo, no debe engañarnos y por increíble que parezca, no sólo tiene medio boleto a la Liguilla, también cierta “aspiración” al título.

Y es que históricamente, los cuadros que mejor juegan en México, son los primeros eliminados. En la desaparecida fase de “Repechaje”, se contó más de un campeón. En ése entonces, sí un cuadro que “se metía” a la clasificación, desde la parte media de la tabla, era visto como un “bicho raro”, los dejaba boquiabiertos al coronarse campeón.

Por ello, un cuadro en Liguilla, con el último boleto en mano, proveniente de un lugar 14 o 15 en la Clasificación General, debe considerarse el “Primer Favorito” a campeonar y el cuadro camotero está en ésa ruta.

Aunque la Directiva no lo oficializa, ya alistan la próxima temporada y buscan refuerzos en Centroamérica, concretamente en Costa Rica y los promotores encargados, son precisamente los enviados por Juan Reynoso, quien así se demuestra, está “amarrado” para la siguente campaña.

Canchas del Terror

Mientras las canchas del fútbol en parques públicos siguen inhabilitadas o “cerradas” el resto, sobre todo las ubicadas al interior del Estado, están completamente en funcionamiento.

Observando supuestamente todo el protocolo contra el Covid y apegados a los decretos vigentes del Gobierno Estatal, en algunos casos dicen “en contacto con la OMS (Organización Mundial de la Salud)”, las canchas recuperan su actividad (y su dinero) aún sobre la salud y la vida de sus participantes.

Los beneficios para deportistas, Ligas y organizadores no son como lo esperado y la exposición a contagios es altísima, ojalá se imponga la sensatez y las autoridades.