El confinamiento Airbnb

Un amigo me dijo un día: “ No es lo mismo ver llover en la playa, a que lo hagas desde la ventana de tu casa”.

Y esa frase es hoy un evangelio chiquito. Los poblanos ( supongo que en general los mexicanos) , buscan desesperadamente cambiar de aires. Claro, los que económicamente pueden.

No importa si es una casa más chica que la tuya, o con menos servicios que la tuya; la cosa es , salir.

El fenómeno de la renta de cuartos, departamentos, casas, chozas o lo que se le parezca, está solicitado como nunca.

Esto me lo dicen quienes contando con un patrimonio, lo rentan para alojamiento. 

La plataforma Airbnb es la reina en este sentido. Tu servidor se puso este fin de semana a indagar qué tanta disponibilidad hay para cambiar de ambiente, por unos días.

No hay. Así de simple, no hay, al menos para las próximas ocho semanas.

Y seré claro, hablo de los destinos más cercanos al estado de Puebla, por ejemplo:

La renta de un cuarto, departamento o casa en Atlixco un fin de semana, solo está disponible, casi en el 90 por ciento de las opciones, hasta el mes de Septiembre. Y las rentas van desde los mil y hasta los 4 mil pesos por día.

Tomando la misma ruta, pero destino hacia Acapulco, la cosa está más o menos similar. Un departamento para una familia de cuatro personas, puedes encontrarlo disponible en fin de semana, hasta septiembre y muchos, en octubre.

Los precios en el bello puerto varían dependiendo de la cercanía con la playa. Así que aquí va desde los 800 y hasta los 10 mil pesos diarios.

Evidentemente busqué nuestro romántico puerto jarocho. Pues igual. Ahí hay un boom por la renta de departamentos, dentro de un fraccionamiento con alberca y con lagos privados. 

Lo próximo más o menos decente que encontré, fue el primer fin de semana de septiembre. La opción de costos es igual de amplia que Acapulco; entre 600 y hasta los 8 mil pesos por rentar departamento o casa.

Ángel Díaz, (que me permitió revelar su identidad para esta colaboración), se dedica a rentar cuatro departamentos frente a Playa Mocambo. 

“ Tiene tres semanas que mis rentas principales son familias de Puebla, no vienen muchos, 5 ó 6 personas. Vienen medio espantados porque me preguntan mucho si desinfecté los departamentos, cuando salieron los huéspedes anteriores”.

Comenta que lo más asombroso es que aunque hace tres semanas las playas de Veracruz estaban cerradas, quienes las rentan dicen que no importa “ que lo que quieren es respirar otros aires”.

Ángel no subió sus precios (como dice que está haciendo la competencia). Además reconoce que de todas formas le irá muy bien. “ No tengo fin de semana disponible hasta octubre”.

Sé que esto es lo menos importante de una pandemia, porque hay quienes están librando una lucha por sobrevivir, y otros por comer. Pero en éste confinamiento el coronavirus tiene varios rostros… y este es uno de ellos.