Un oasis se vislumbra en el desierto

(migrantes sedientos)

Después de 35 años de espera, las comunidades migrantes que radican en la unión americana, finalmente y como regalo anticipado de navidad, la cámara baja de EE.UU. aprueba una nueva versión de reforma migratoria  (Built back better)  “construir mejor”

Desde la campaña presidencial el actual presidente demócrata Joe Biden, prometió a los votantes latinos, de los cuales muchos de ellos son de origen mexicano, presentar una iniciativa de ley sobre una reforma migratoria, que no se daba desde 1986, cuando el presidente republicano Ronald Reagan otorgó a casi 3 millones de comunidades indocumentados su residencia legal.

La reforma migratoria que en aquellos años llamaron (AMNISTÍA).

Ley que perdona la manera ilegal de ingresar sin documentos al país americano, que por medio de la ley decreta el perdón por el congreso y firmada por el presidente de ese país para quedar como ley, y otorgar la residencia legal, como medida excepcional.

Esta reforma migratoria otorgó estatus legal aproximadamente a 2.7 millones de personas que residían en Estados Unidos sin permiso legal y que cumplían con ciertas condiciones, ya que IRCA estableció que solamente las personas que habían ingresado al país antes del 1 de enero de 1982 podían solicitar la también llamada amnistía de inmigración.

En esta nueva llamada reforma migratoria las comunidades indocumentadas que serán contempladas para un permiso de trabajo, ya el paquete no incluye residencia permanente, serán las personas que hayan ingresado al país de EE. UU. antes del año 2011.

De ser aprobada esta ley en el senado y sin cambios a la misma, toda persona que califique, podrá aplicar para dos periodos de 5 años, lo cual indica que tendrán que pasar 10 años para poder obtener una residencia permanente.

Así lo destaca el presidente Joe Biden en sus declaraciones.

La Administración Biden asume que serán “PERMISOS DE TRABAJO “que dará alivio a grupos como ‘dreamers’, personas con el Estatus de Protección Temporal (TPS) y trabajadores agrícolas.

Por lo cual le pedimos a personas que, ilusionados con esta posible aprobación de ley migratoria en el senado, y que sean contactados por coyotes, por traficantes de personas, tengan cuidado de ser engañados, ya que inclusive personas que ya estén dentro de la unión americana, y que no tengan como comprobar que llegaron antes del año 2011, no serán contemplados para este beneficio de ley.

Dentro de líderes comunitarios y activistas hay descontento con las modificaciones a la propuesta de ley, ya que la reforma migratoria dejaría fuera a casi el 50 % de comunidades indocumentadas, y sin oportunidad de alcanzar la ciudadanía americana a corto plazo.

Activistas de varias organizaciones aumentan su presión para que el Congreso considere la Ley del Registro, a fin de que se modifique la fecha y millones de personas puedan solicitar la ‘green card’, en lugar de tener una protección temporal a la deportación hasta 2031, como marca el proyecto actual.

Existen muchas lagunas de protección en esta propuesta de ley que fue aprobada el pasado día viernes 19, esperemos que este paquete de alivio migratorio que se ha venido gestando por meses, no se lo adjudique cómo su logro el presidente de México ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, en su visita a Washington, en su participación de la cumbre de líderes de America del norte.

Menciono esto, porque el envío e incremento de remesas, lo presume constantemente como un logro de su gobierno en sus discursos políticos.

Aprobado con 220 votos a favor y 213 en contra, el nuevo proyecto desechó el plan original de otorgar la ciudadanía para 11 millones de personas, con las modificaciones al plan original, serán beneficiados de 6.5 a 7.1 millones, quedando fuera casi el 45 % de comunidades indocumentadas que tendrán que esperar otros años más.

¡Esperemos que no sean otros 35 años!